Volver
José Bonica, presidente de INIA: “la palabra genómica nos va a dar nuevas herramientas para actuar más y mejor”
  • Noticia

  • José Bonica, presidente de INIA: “la palabra genómica nos va a dar nuevas herramientas para actuar más y mejor”

  • Rural estuvo en conversación con José Bonica, presidente de INIA, que comentó acerca de dónde está parado Uruguay hoy con respecto a la tecnología en agricultura y ganadería.

    En América Latina, Uruguay se encuentra en una buena posición con respecto al porcentaje del PBI que le destina, dentro de la ciencia y de la tecnología, a la investigación. Aunque, “cuando nos comparamos con los países desarrollados tenemos una brecha y la pregunta que siempre surgió es si los países desarrollados realizan investigaciones porque tienen dinero o si porque realizaron investigación son países ricos y desarrollados”, dice José Bonica, presidente de INIA.

    La misión de INIA es generar y adaptar conocimientos y tecnologías para contribuir al desarrollo sostenible del sector agropecuario, así que Uruguay balancea entre la tecnología que genera en el propio país y la que importa de otros. “Lo que hay que traer es tecnología buena, que sea útil, que se pueda adaptar fácil y que permita la innovación”, agrega Bonica.

    La forma de desarrollar tecnologías locales es, según el presidente del INIA, trabajando junto con los productores y así encontrar aquellas tecnologías que estén realmente necesitando. En los últimos meses, INIA estuvo replanteando su plan estratégico y entendió que “la investigación no puede ir a los tumbos según la demanda, sino que tiene que tener luces largas”. Para ello, la institución se puso en contacto con referentes en investigación y con gremiales de productores y encontraron demandas muy consistentes donde los temas ambientales tomaron el liderzgo.

    La necesidad de un cuidado ambiental se manifiesta, por un lado, a través de organismos internacionales que han prendido las alarmas a nivel mundial. Por otro lado, está el mercado. La demanda de productos elaborados de forma sustentable está madurando, dejando a Uruguay en una posición favorable.

    “Es muy claro, por ejemplo, cuando hablamos del producto insignia nuestro que es la carne. No es lo mismo producir la carne en un lugar donde se deforestó que en un lugar que es una pastura hace muchísimos años, mucho antes de Hernandarias. Eso es una diferencia. Cuando se cuenta que atrás de ese kilo de carne hay una biodiversidad y que además somos capaces de mantenerla, eso le da otra moñita al paquete donde envasas el producto”, dice Bonica.

    Agregó que esta tendencia va a tener un rol, no necesariamente en precios, pero sí en acceso a mercados. Por eso, es relevante medir y obtener datos objetivos para presentar a los mercados internacionales.

    Según Bonica, “en la parte agrícola hay muy buenas noticias por todos lados y, sin duda, la estrella hasta ahora ha sido el arroz”. Eso, con respecto a lo exportado, pero dentro del propio mercado uruguayo también se están logrando beneficios en la horticultura y en la fruticultura con variedades más resistentes a las plagas y a las enfermedades y, por lo tanto, menos expuestas a los agroquímicos. “Quizá, el único defecto es que no están promocionados de la manera correcta”, agrega.

    Uno de los cambios a los que se va a tener que ir adaptando INIA es, por ejemplo, a la producción de cannabis, “vamos a seguir adaptando nuevas tecnologías y sin miedo”, dice Bonica.

    Con respecto a la tecnología utilizada en ganadería, el panorama es heterogéneo. “Hay muchas vacas que reciben tecnología y muchas que no”, agrega, y considera que aunque esa realidad puede verse como una debilidad es también una fortaleza porque esa brecha significa espacio para el crecimiento.

    Las tecnologías a incorporar en el rubro ganadero son, básicamente, selección animal y sanidad animal. “La palabra genómica nos va a dar nuevas herramientas para actuar más y mejor, sabiendo que animales poco productivos o animales enfermos son animales que generan metano y no carne y ahí tenemos una brecha donde tenemos que actuar”.

    En cuanto a la importación de genética de vacas y toros, Bonica cree que Uruguay está muy bien parado aunque la genómica no se está utilizando en todo su potencial. La exportación de genética de ganado uruguayo, en cambio, se encuentra en otra situación.

    Existen limitantes sanitarios a la hora de acceder a mercados que, según Bonica, “es una lástima porque esas barreras sanitarias no son tan reales, son una excusa arancelaria y para otras cosas”. Agrega que desde otros países “vieron cosas de acá que realmente les interesa, pero no podemos mandar un termo con semen para afuera, sí se pueden mandar algo de embriones, pero ese es un negocio más complicado”. Con respecto a este tema, Bonica toma una postura un poco más pesimista y dice, “intentamos sensibilizar en este sentido durante algunos años y hay barreras que son complicadas de mover, pero hay que perseverar”.



    Seguir leyendo
  • 2021-08-23

  • rural.com.uy